64% de los estudiantes de las universidades públicas corren riesgo al cursar estudios en universidades no licenciadas

El Licenciamiento Institucional culmina en el 2019, ¿qué futuro le depara a los jóvenes peruanos cuyas casas de estudios aún no cumplen con las condiciones de calidad?

Tres años después de iniciado el Licenciamiento, 61% de las universidades públicas cuentan con Licencia Institucional, y ninguna ha visto su licencia denegada.[1] En el caso de las privadas, solo el 38% ha obtenido autorización de funcionamiento y 6 están en proceso de cierre.  ¿Es esta una señal de que en el Perú la educación pública universitaria es de mejor calidad? O, por el contrario, ¿se está siendo más rigurosos con las universidades privadas?

Del total de alumnos de 49 universidades públicas, solo el 36% estudia en universidades licenciadas. Es decir, después de tres años de haberse iniciado el proceso, 64% de los estudiantes están en riesgo de cursar estudios en universidades no licenciadas.[2] Este es un hecho que debe ser analizado con la seriedad que amerita tanto por las universidades como por el Ministerio de Educación, a fin de reducir las consecuencias de un cierre en el futuro no solo sus estudiantes, sino también de la empleabilidad de sus egresados.

El plazo contemplado para la evaluación de expedientes fue de 120 días hábiles, sin embargo, las universidades han excedido el tiempo previsto para cumplir con las condiciones de calidad. Por ejemplo, 6 universidades públicas que iniciaron el proceso en el 2016 aún no logran cumplir con las condiciones de calidad requeridas. El cronograma de presentación de expedientes se estructuró por antigüedad y por nivel de institucionalización.[3] Es decir, las universidades de los primeros grupos debieron cumplir con los estándares de calidad al contar con mayor antigüedad y prestigio.

Sin embargo, esta premisa no se cumple para algunas universidades públicas. Por ejemplo, la UN San Antonio de Abad del Cusco, con más de 360 años de antigüedad, considerada como emblemática por la Ley Universitaria, y que además ha recibido transferencias del Minedu para mejorar sus condiciones de calidad, aún no cuenta con Licencia. ¿Cómo se llegó a esta situación?

La Universidad inició su proceso de Licenciamiento el 26 febrero 2016. El 6 de noviembre de 2017 la Sunedu aprobó la segunda versión de su plan de trabajo para cumplir con los indicadores de calidad, conocido como el Plan de Adecuación (PDA).[4] Tres años después, la página web de la Sunedu muestra que aún se encuentra en la etapa de Verificación Presencial.

¿Cuál es la causa de esta paralización? Es conocido que la universidad ha atravesado por una serie de disputas internas que no posibilitó la agilización de cambios normativos y de organización, así como de adecuación de la infraestructura, una situación muy común en las universidades públicas.

De la misma manera, la UN De Educación Enrique Guzmán y Valle, La Cantuta presentó su expediente el 17 de octubre de 2016, dos años después, 17 de setiembre de 2018 Sunedu aprueba su  PDA.[5] De acuerdo a la página web de la Sunedu, esta universidad sigue implementando su plan de trabajo que le permitiría cumplir con los estándares de calidad.

En principio, el Modelo de Licenciamiento evalúa los mismos indicadores tanto a universidades públicas como privadas. Así, el Estado tiene la potestad de denegar la autorización de funcionamiento a un proyecto de universidad que no sea consistente con la oferta educativa de su área de influencia o no tenga el sustento de demanda pertinente. Esto permite reducir una expansión de la oferta de universidades públicas creadas, principalmente, por intereses políticos ya sea de congresistas, gobernadores regionales, alcaldes, etc.

De existir un sesgo en la evaluación, evitando el cierre de las universidades públicas, se estaría afectando el futuro de los estudiantes. Por ejemplo, una universidad que no logra organizarse internamente para modificar su normativa y demostrar que cumple con las CBC en el tiempo estipulado, independientemente del tipo de gestión, debería ver su licencia denegada. Otro caso es el de universidades públicas que al inicio del proceso de Licenciamiento contaban solo con ley de creación. ¿Tiene sentido contar con dos o tres universidades públicas ubicadas en la misma provincia y que cuenten con las mismas carreras? Si se quiere construir una gestión educativa eficiente, la respuesta es no.

Veamos el ejemplo de la UN Mayor de San Marcos. La universidad pública más importante del Perú cuenta con una plana de 2931 docentes, 47% de ellos con el grado de Bachiller.[6] ¿Podemos hablar de una carrera docente meritocrática cuando 750 fueron nombrados docentes ordinarios principales y asociados, contando solo con el grado de Bachiller? De la Resolución que otorga la licencia, no se observa recomendaciones para elevar el grado académico de sus docentes de manera que esté más acorde con los estándares internacionales, más aún cuando el plazo de adecuación de los docentes a la Ley Universitaria vence en noviembre de 2021.[7]

Por lo tanto, de realizar una evaluación objetiva y basada únicamente en resultados, debemos esperar universidades públicas cerradas este año. Hasta el momento, son 4353 estudiantes de las 6 universidades privadas que cesarán actividades los que serán trasladados. Esto equivale a solo el 0.3% del total del número de alumnos matriculados en universidades públicas y privadas. Si bien en términos relativos, el impacto del cese de actividades de las universidades aún no es significativo, se espera que al cierre del 2019 la proporción se incremente, más aún si está pendiente la evaluación de expedientes de universidades rezagadas.

Fuera de las estadísticas, estamos hablando del futuro de los estudiantes y los sueños de miles de familias. No cerrar una universidad pública que no cumpla con las condiciones requeridas va en contra del objetivo del Estado Peruano de promover una educación superior de calidad. Pensemos que fuera de las estadísticas, los estudiantes y sus proyectos de vida están en manos de funcionarios que pueden marcar una diferencia.


[1] 145 universidades e instituciones de estudios de posgrado se vienen evaluando en el marco del Licenciamiento Institucional desde inicios del 2016, de ellos 49 son públicas. Estadísticas del Sunedu  https://www.sunedu.gob.pe/sibe/ Fecha de acceso: 29 de marzo 2019.

[2] De acuerdo a cifras oficiales, la educación universitaria pública cubre el 27% de la demanda total educativa, medida en términos de alumnos matriculados al 2016. Fuente: Estadísticas del Sunedu: https://www.sunedu.gob.pe/sibe/. Fecha de acceso: 29 de marzo 2019.

[3] Autorización definitiva o provisional emitida por la CONAFU, antecedente de la Sunedu.

[4] https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/aprueban-plan-de-adecuacion-presentado-por-la-universidad-na-resolucion-no-058-2017-suneducd-1584360-1/

[5] https://intranet.sunedu.gob.pe/documentos/directorios/290/resolucion_consejo_directivo_120-2018-resuelve-aprobar-pda-unegv.pdf

[6] RCD Nº 036-2018-SUNEDU/CD, publicada el 4 de abril de 2018. Del total, 11 docentes fueron contratados en el 2017. El resto son docentes ordinarios. La UNMSM no cuenta con docentes extraordinarios acorde con la resolución.

[7] Los docentes que no cuenten con Maestría no podrán ser contratados como tales después de noviembre 2021.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s